viernes, 26 de junio de 2015

Club de lectura. Tierras de cristal, de Alessandro Baricco

A semana pasada puxemos fin por este curso ao Club de lectura, que mes a mes foi analizando e compartindo unha variada selección de textos literarios. Despedímonos ata outubro coa novela de Alessandro Baricco Tierras de Cristal, galardoada co Premio Selezione Campiello e o Prix Médicis Étranger.

Para os que aínda non o coñezan, Alessandro Baricco (Turín, 1958) é un novelista, dramaturgo e xornalista italiano. Tierras de cristal (1991) foi a súa primeira novela, pero sería Seda (1996) a obra que o lanzaría á fama ao convertirse nun fenómeno literario a nivel mundial, traducido a 17 idiomas e que se ten convertido nun imprescindible da literatura contemporánea. Ademais da súa faceta como escritor, presentou varios programas de televisión adicados á literatura, como L'amore è un dardo e Pickwick, do que tamén era director e no que se trataba tanto a lectura como a escritura. Tras o seu paso por televisión, fundou en Turín a escola de técnicas de escritura "Holden", cuxo nome é unha homenaxe ao protagonista de El guardián entre el centeno de J. D. Salinger, de quen Baricco se confesa admirador.

Deixámosvos agora as reflexións de Marila Ruiz, coordinadora do club:
Leer a Baricco es para mí un gran placer en sentido literal: es completamente placentero. Todos mis sentidos se afinan con un uso bellísimo de las palabras  y este adjetivo después de leer a Baricco no ha vuelto para mí a significar lo mismo.  Mi Baricco preferido es el de El pianista en el océano o Seda, novelas muy muy cortitas, y cada vez que me asomo a Tierras de cristal creo ver al aún tiernecito escritor Baricco encaminándose fascinado hacia estas novelas: es un Baricco más intelectual y mucho más arrogante, pero ya prendado del misterio de vivir y comprometido de una manera consciente con la absurda idea de poder llegar a expresarlo.
En cuanto a las opiniones del grupo del Club de lectura, una vez más ha habido gustos y disgustos. En lo que se refiere a los disgustos, el texto no ha suscitado interés o bien el interés no se ha mantenido a lo largo de la lectura. Razones: resultaba confuso y la gente se perdía o los personajes eran inverosímiles y todo resultaba distante. En cuanto a los gustos, se destacó la belleza y sencillez de sus frases para expresar ideas muy complejas, el estilo cuidadísimo en todos los niveles de lectura y los maravillosos símbolos que van poblando todo el texto encarnados en objetos, acciones o personajes…
Para mí hoy este libro es un placer. Si desease ser escritora sería un magnífico taller de escritura. Y si ya fuese escritora entonces no podría leerlo.
Marila Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario