jueves, 24 de abril de 2014

Día Mundial do Libro



Onte conmemoramos na Biblioteca Xosé Neira Vilas o Día Mundial do Libro, que cada 23 de abril conmemora a morte de autores como Shakespeare, Cervantes ou Inca Garcilaso de la Vega, e co que a UNESCO pretende alentar a todos, e en particular aos mozos, a descubrir o pracer da lectura e a valorar as irremplazables contribucións daqueles que impulsaron o progreso social e cultural da humanidade.


Así, pola mañá, visitáronnos os cativos e cativas da Escola Infantil Los Pitufos, cos que compartimos unha morea de contos e historias coas que alimentar as nosas barrigas e sobre todo a nosa imaxinación! Aprendimos a identificar as nosas emocións, descubrimos que os animais non son sempre o que parecen ou comprobamos as vantaxes de ser cativos como o pequeno Iyoké. Tamén acompañamos ao pequeno Nadarín na súa viaxe polo fondo do mar, onde descubrimos animais marabillosos; bailamos ao ritmo de Susa Herrera e Mamá Cabra, e para rematar, enchimos un mar de peixes e seres mariños para facer compañía ao noso peixiño negro. E todo sen movernos do sitio, grazas ao poder evocador dos contos da biblioteca!


Pola tarde, o grupo do Club de Lectura deleitounos coa lectura pública dos poemas dunha muller da que non soubemos a identidade ata finalizar o acto. Descubrimos así, a cegas, os versos dunha poeta cuxa obra para o público adulto é, de maneira inxusta, unha gran descoñeida. Achegámonos a unha poesía cuxa efectividade expresiva reside no seu carácter marcadamente oral e nun buscado desaliño. Nos seus versos, recorre á ironía, os xogos de palabras, os ripios, para tratar sobre temas universais como a soidade, o amor... Tratábase de Gloria Fuertes, á que vos convidamos e recomendamos achegarvos. Para ir abrindo boca, aquí vos deixamos algúns dos seus versos:

"Me manifiesto en poesía
para tardar menos
en deciros más."

"He descubierto que a pesar de todo te amo.
... pero 'como a mí misma', ¡ni hablar!"


E para rematar, deixámosvos co Manifesto en favor da Lectura que neste ano 2014 correu a cargo da escritora Almudena Grandes:

Todos somos Robinsón

"Escribir un libro es inventar una isla desierta, modificar con un punto apenas perceptible el mapa de los sentimientos, de las emociones humanas, para desear fervientemente un naufragio, la llegada de ese Robinsón desnudo y desarmado que somos todos los lectores cuando abrimos por primera vez un libro.
Yo he creado algunas de esas islas, pero he colonizado muchísimas más. He nadado centenares, quizás miles de veces, hasta el barco, y he vuelto remando, con madera, con lienzos, con comida, con armas y municiones para defender mi casa. Y en muchos de esos viajes, un grano de trigo ha caído en la tierra sin que yo me diera cuenta, y el sol y la lluvia lo han hecho germinar, y ha crecido una espiga para que yo pudiera cosecharla, y molerla, y fabricar por fin mi propio pan, un pan que me ha alimentado mucho más que las tostadas que desayuno todos los días. Yo he aprendido muchas más cosas en los libros que en la vida, y he sido feliz, y desgraciada, y me he reído, y he llorado, y me he asustado, y me he emocionado, y me he enamorado, y me he desenamorado muchas más veces, porque los libros viven, laten, palpitan con su propio corazón. La literatura es el telar donde Penélope teje cada día con los hilos de la vida humana el sudario que desteje cada noche para empezar otra vez, apenas sale el sol, desde hace miles de años.

La lectura y la escritura son dos caras de la misma moneda, una isla desierta y su náufrago. Yo lo sé bien, porque fueron los propios libros quienes me abocaron a escribir libros, y si antes no hubiera vivido leyendo, nunca habría podido empezar a escribir. Cuando descubrí la extraordinaria capacidad de la literatura para multiplicar y enriquecer mi vida, la prodigiosa generosidad con la que desplegaba ante mis ojos una infinidad de aventuras, de lugares, de identidades múltiples que sin embargo eran capaces de superponerse sin conflicto alguno a mi propia identidad, para coexistir con el tiempo y el espacio de mi vida verdadera, me enganché a los libros como otros se enganchan al ejercicio físico, al alcohol, a la velocidad o a la música. Y si alguna vez, aquel fervor se identificó con la necesidad de autoafirmación de todos los adolescentes, pronto empezó a confundirse con el puro instinto de supervivencia de los adultos.

Eso sigue siendo tan cierto que, si en estemomento, alguien me obligara a elegir entre vivir sin leer y vivir sin escribir, estoy segura de que acabaría renunciando al oficio que he perseguido desde que era una niña que decía que iba a ser escritora. Porque tal vez sería capaz de llegar a ser feliz trabajando en otra cosa –una librería literaria, una papelería bien surtida de rotuladores y lápices de todos los colores, una ferretería empapelada de cajoncitos con tuercas y tornillos, o una huerta- pero, para mí, vivir sin leer ya no sería vivir, sino un sucedáneo insoportable de la vida.

¿Quieren ustedes vivir? Lean.

¿Quieren vivir más años, con más intensidad, más variedad, más alegría? Lean más.

Déjense llevar por las eternas mareas de una pasión inmortal y no teman a las olas. Al otro lado de cualquier océano siempre hay una playa, una isla, un mundo completo que sabrá llamarles por su nombre y un grano de trigo que les está esperando."

---
Podedes consultar todas as imaxes das distintas actividades realizadas no día de onte no álbum da biblioteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario